jueves, 8 de diciembre de 2011

Reconocimientos, aniversarios, festejados y faltantes en el 65 aniversario de GRC

LA VENTANA CIEGA



En el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el 7 de diciembre de 2011, Grupo Radio Centro celebró su sexagésimo quinto aniversario como empresa de radiodifusión mexicana. Es de obviar que estuvieron allí –parafraseando irónicamente a Grupo Fórmula, “las grandes personalidades de la comunicación”. El presidente de México Felipe Calderón, Margarita Zavala, el escritor Carlos Fuentes; el procurador de justicia del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera, las autoridades de la COFETEL y claro, muchos artistas que dieron un ambiente “lucidor a este festejo”, aunque eso sí, quienes han hecho con su trabajo de GRC la empresa número uno de radio mundial, esos, esos no estuvieron allí.

Pero me pregunto ¿quiénes debieron ser invitados realmente a la fiesta de Grupo Radio Centro en el Alcázar del Castillo de Chapultepec?

Responderíamos a la cuestión: los empleados actuales de Grupo Radio Centro, bien si, allí estuvieron ellos; sin embargo, a mi juicio, hubo una lista de invitados faltantes, estos fueron los locutores, conductores, choferes, continuistas, secretarias, vendedores de publicidad, los de intendencia y claro, los radioescuchas que han seguido por seis décadas y un lustro la trayectoria de este que es el grupo de radio más grande de todo Hispanoamérica. Una fiesta para reconocer a cuántos han participado en hacer de GRC y ahora de Grupo Radio México que abandera Francisco Aguirre con la XEH, emisora primigenia de México de Constantino de Tarnava la empresa de la Gran Familia Mexicana.

Se dice fácil que hizo falta que se invitara a mucha gente, pero si hay un aniversario del tamaño de este, la verdad no es para ir a escuchar al expresidente colombiano Álvaro Uribe hablar acerca de la violencia del narco en nuestros países, sino más bien, deberíamos de haber hermanado a Ramiro Garza para que contará las andanzas de Radio Variedades y de la XH emisora de Tarnava que ha llegado a noventa años de vida. Deberíamos de haber sentado en el presídium a Antonio Cabrera a que nos hiciera recordar la voz de Radio Centro y las noches de Radio Centro.

Es menester que no sólo Mariano Osorio se maraville de Gabriel Roa, sino que recordemos juntos a Radio Cañón y a Estudiantes AM; o las muchas entrevistas en exclusiva que cantantes de los años sesenta y setentas aportaron a Radio Centro, porque, si ha habido aportaciones creativas gracias a las cuales GRC cuente hoy con el más alto índice de audiencia en Iberoamérica, ha sido justamente, gracias al trabajo de cada empleado de GRC, gracias a don Adolfo Fernández Zepeda a Radio Éxitos, a Universal Stereo, a don Alfonso Amexeira y Radio Joya, a Joaquín Gutiérrez Niño, a Elías Cervantes; a Luis Carrandi, a Salvador Luna Ibarra en el Fonógrafo, a Radio Red, a V{ictor Macías, a Jorge Prieto Rubio… a tantos locutores cabineros, y a todos, como ha sucedido con los noticieros que día, tarde y noche están emitiendo noticias en bloques de 21 minutos en Formato 21.

Grupo Radio Centro es sin duda, una de las empresas que mejor representa el ejemplo de constancia, de amor al trabajo y de formas de vida que un locutor, realizador y productor dan al escucha de manera desinteresada.

Es necesario que miremos la vida un poco y caigamos en la cuenta de cuántas anécdotas, como que GRC se llevara la exclusiva de emisión de la caída del avión de Camilo Mouriño, o los conciertos masivos del Grupo Menudo y las noticias editorializadas por Sergio Guarneros San Miguel en Noticentro.

La vida de muchos de nosotros se ha nutrido cultuiralmente con referencias que nacen de escuchar a Chaf y Kelly en Radio en Variedades, la de vivencias que se hicieron gracias a La Hora de los novios o a las tardeadas de La Consentida y de los En concierto con…

No estuvo en la fiesta físicamente porque ya ha fallecido, pero debiera de haber estado al menos en nuestro corazón, don Víctor Manuel Otero González, quien es autor del poema que cada noche GRC nos regala a todos: La Noche quedó atrás; así como ha sido autor del poema A La Tercera Edad que transmite día con día El Fonógrafo, pero además don Víctor fue muchos años, el responsable de la venta de publicidad para El Patio, El Capri y todos los centros de entretenimiento de la Ciudad de México, centros que fueron el Centro Primigenio de GRC y del México moderno que desde 1946 han dado precisamente, personalidad a nuestra ciudad y a nuestro país.

No es menor reconocer que Grupo Radio Centro ha sido formador de una cultura mexicana, que nos guste o no, es la que hemos recibido iletrados, estudiosos, contestatarios, chicos universal, e incluso, quienes escuchan hasta la fecha 97-7, RED FM y Radio Centro energía positiva con sus clubes de Optimismo AC.

Es verdad que de haber sido justos no hubieran cabido en el Alcázar de Chapultepec los cientos de empleados que han transitado en las cabinas, oficinas, controles remotos, helicópteros, agencias de información, rodeos, en las mesas de redacción, en las plazas públicas, en las campañas publicitarias en el levantamiento de encuestas y en cada tarea que han realizado para GRC estos cientos de creativos, que me alegro mucho, nos han dado, y nos hemos dado la oportunidad de formar parte de la familia de cada mexicano y mexicana que ahora saben más que bien, quién es y qué ha sido en nuestra conciencia diaria la radio que Grupo Radio Centro aporta y ha aportado a México desde 1948.

La verdad sea dicha, no sé hasta dónde Francisco Aguirre Jiménez tuvo conciencia de los alcances de GRC en México y en la radiodifusión hispana, pero es seguro que la filosofía de los Aguirre ha alcanzado en mucho, a reconocer a sus trabajadores, que ellos han sido absolutamente respetuosos de sus empleados, que salvo excepciones como la querella con José Gutiérrez Vivó, esta empresa ha sido congruente en difundir y hacer los más grandes y exitosos formatos de radiodifusión mexicanos, y a eso no queda más que hacer una fiesta, una digna acción de gracias por los concesionarios de la radio mexicana, que no son sólo estos “empresarios de las familias adineradas” como los mal califican los investigadores de la radio académicos, GRC es una forma de vida, una idiosincrasia única en México. Y ahí si aplica: ¡Al Centro lo que es de Centro! ¡Bueno, eso, eso digo yo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por la atención e interés en La Ventana ciega