lunes, 12 de julio de 2010

La Ventana Ciega ¿Aquí se respira el miedo?

¿Aquí se respira el miedo?

De las muchas, muchas ocasiones que hemos conocido el poder de la narración a través de la radio, nunca había testificado algo tanto como es la leyenda en voz de los radioescuchas. Esta es la esencia del programa La Mano Peluda que nació hace más de catorce años en la XEDF, Radio Fórmula, con un impacto tal, que hoy es el único programa radiofónico que tiene registrado incluso, el robo del rating de los noticiarios nocturnos televisivos del Canal de las Estrellas.

La Mano Peluda nació del ingenio de Mario Córdova y de la astucia del entonces director de la emisora Juan Ramón Saénz. En un inicio fue conducido por Rubén García Castillo y versaba sobre la narración de vivencias paranormales de los radioescuchas.
Es claro que la mano peluda se instaló en un momento de recuperación de la radio hablada.

Para 1996, hacer narración, contribuir con palabras y escuchar los sucesos a través de la onda media, recuperaron para el medio sonoro tal credibilidad que, incluso, se podía jugar a crear radio en vivo; misma que a través del teléfono, servía de amplificador para quienes conocían las leyendas más macabras en México.

Pero como sucede mucho en esto de la creación y el medio artístico, La Mano peluda sufrió el vértigo del éxito y a sólo dos años de gran audiencia, Juan Ramón Sáenz reclamó su lugar al frente del micrófono de la emisión que desde entonces, llevó como slogan: “Aquí se respira el miedo”.

Juan Ramón, igual que los muchos comentaristas de televisión que transmiten a través de Grupo Fórmula, se volvió en una más de “las personalidades de la comunicación de GRF”, e incluso, su fotografía ondeaba al frente de las instalaciones de Grupo Fórmula en avenida Universidad, al sur del Distrito Federal.

De Rubén García Castillo pareció conocerse poco. Era audible como responsable de series itinerantes como es “La Clínica de la columna”, el hombre que nos hizo despertar al cuento radiofónico había desaparecido, mientras Juan Ramón Sáenz se perfiló al éxito como narrador, analista paranormal e incluso, trascendió con su Mano peluda a la televisión en TV Azteca.

Al finalizar el año 2009 el enamoramiento de Grupo Fórmula y Ramón Saénz se rompió, y la encrucijada de los derechos autorales cobraron sus facturas: ¿A quién pertenecían el nombre y los programas de La Mano Peluda?

Con la cabeza gacha Juan Ramón salió del palco de las monumentales fotografías que adornan la empresa de las grandes personalidades de la comunicación; sin embargo, Mario Córdova, responsable de proyectos de la empresa, se aseguró de conservar la tutoría de La Mano Peluda.

Así, de la noche a la mañana, La Mano Peluda siguió con sus transmisiones originales en todo el país y el sur de los Estados Unidos, pero ahora una vez más, con la voz primigenia que la vio nacer como serie de miedo y no más como consultorio esotérico paranormal.

Rubén García Castillo recibió, diría yo, el premio de los justos, pues fue rescatado de ese ensombrecimiento y fue reestablecido al frente de la serie.

¿Qué pasó con Juan Ramón Sáenz? ¡Nada! como muchos comunicadores de éxito, caminó a otras ondas hertzianas y hoy emite “Aquí se respira el miedo”, serie nocturna que compite al igual que La Mano Peluda, el horario de las 22:00 horas para la radio nacional.

Aquí se respira el miedo es un programa que La Mejor de Grupo MVS y las afiliadas de Grupo Radiorama transmiten, con un dejo, eso si, de contener los mismos años de antigüedad de emisiones que La Mano Peluda original, pero que es, a decir de su titular, un espacio que va más allá de la puritita narración de sucesos fantasmagóricos.

A decir de la oreja de esta radioescucha, he de confesar que ambas series me parecen válidas, pero a la vez, diametralmente divergentes, pues mientras La Mano Peluda juega a la recopilación de cuantos y leyendas, en Aquí se respira el miedo se ha llegado a la radio de brujos, esotéricos y maestros del trabajo oscuro…

¿Cuál me da más miedo de las dos? La verdad, Aquí se respira el miedo, pues parece ser una versión amplificada de secuelas de películas de terror que, cada vez tocan más a las narraciones poco humanas; en pocas palabras me parece una más de brujos, curados y fórmulas mágicas.

Mientras La Mano Peluda es un jugueteo narrativo que recuerda aquella serie de mitad del siglo XX en la XEW: El Monje Loco; es decir, un suceso de cuentos populares que respetan –por miedo o mera precaución- el más allá y de pasadita el más pa’ca… ¡Bueno, eso, eso digo yo!

3 comentarios:

  1. AQUEL GENERO QUE DABA A LA MENTE SIN IMAGENES LA CAPACIDAD DE GENERAR ES HOY RECURSOS QUE REGRESA?

    ME HAS HECHO RECORDAR LA EMOCION DE VER DONDE LOS OJOS SOLO PUEDEN IMAGINAR...

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Y viniendo de una verdadera creativa de sonidos e imágenes sonoras es un halago y una bendic´`on mil gracias preciosa hermanita...

    ResponderEliminar
  3. Hola Claudia, Soy Juan Ramón Sáenz. te envío saludos y con la sinceridad que siempre nos hemos tenido, te digo que en tu columna hay impresiciones de fondo, quiero pensar que no lo ecribiste con tientes de mala fé, quiero pensar que "asi te lo contaron". Me hubiera gustado mucho que me contactaras para contarte y demostrarte la versión real de este asunto. si aun te interesa te dejo nuevamente mi correo evidencias@prodigy.net.mx y mi cell tu lo tienes, estoy a tus ordenes. Gracias Amiga !

    ResponderEliminar

Gracias por la atención e interés en La Ventana ciega